Naturismo: Una filosofía de vida plena de valores humanos
Publicado por Los naturistas

Naturismo: Una filosofía de vida plena de valores humanos

En un tiempo y en un mundo donde cada vez más la violencia bajo los más diversos ropajes-en lugares, ocasiones y oportunidades- toma cuenta de la manera de estar del hombre, el NATURISMO, como filosofía y práctica de vida en común con el universo que nos rodea , parece constituir un oasis de bienestar y de felicidad que urge preservar, divulgar y alentar.




1

La comunión de los valores tradicionales del HUMANISMO con el sentido de la preservación del medio ambiente natural y de la salud física y psíquica, hace del NATURISMO una práctica de vida plena de valores, contrastando con el desierto agreste en que se viene transformando el mundo en que vivimos.

"Todos los hombres nacen libres e iguales" - Art. 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Para el naturista no sólo los hombres nacen libres e iguales, como así deben continuar viviendo porque los valores de la LIBERTAD y de la IGUALDAD son pilares fundamentales de su filosofía.

Desde luego, el naturista es un ser profundamente libre. Libre de preconceptos hipócritas que encadenan al ser humano a posturas anti-naturales, generadoras de desvíos capaces de moldear un futuro lleno de escollos deformadores de la vida en que el temor, en cuanto sentimiento aterrador se defiende con todas las formas de violencia.

La LIBERTAD en el naturista asume toda su plenitud que, por ser física y psíquica, es la simbiosis perfecta que le proporciona todo el bienestar, toda la armonía cotidiana lo lleva al relacionarse con los demás y con la NATURALEZA.

La IGUALDAD en el naturista comienza en la aceptación de sí mismo (y de los otros) tal como nació, tal como es y tal como se va transformando a lo largo de su ciclo de vida. Esta firma de la vida es transportada naturalmente a su visión del mundo, de lo que resultan su relación con los demás y con el medio ambiente. Despojado de ropajes, el naturista es igual a sí mismo, igual a los demás, respetando la igualdad de oportunidades de vida para todos los seres que constituyen el universo que lo rodea.

En este marco, el sentido de la fraternidad y de la solidaridad florece naturalmente, transformando al naturista en un ser en que la convivencia con los demás es fraterna y solidaria. Fraterna porque desde luego respeta. Solidaria porque comparte sentidamente los grandes valores del NATURISMO.

4

La PAZ constituye otro valor esencial para el naturista. Ella comienza a cabo dentro de sí y se refleja en todos sus actos, tanto en la relación humana, como con la NATURALEZA. La armonía que siente física y psíquicamente moldea su actitud, haciéndolo un ser profundamente pacífico.

La PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE NATURAL constituye una divisa fundamental en el naturista. Él sabe que el equilibrio ecológico es condición de Más Vida y Mejor Vida. Sólo una NATURALEZA armoniosa le proporciona el bienestar. El desarrollo para el naturista no es un fin a alcanzar sin principios, por el contrario - debe ser hecho de forma sostenida al servicio del hombre, sin perjuicio del mantenimiento del equilibrio natural fundamental para todos los seres que con él comparten la Vida en el mundo .

Todos estos valores se acentuan y purifican en el naturista, resultado de su integral desnudez. A través de ella el naturista capta las fuerzas vitales existentes en la NATURALEZA que, de forma determinante, contribuyen a su felicidad.

El naturista no vive los "tormentos" relacionados con el exhibicionismo textil y la obcesión sexista. Con su desnudez psíquica el naturista no diferencia a su prójimo por lo que viste, ni ve en el sexo una finalidad de su relación. El naturista ama la vida y su desnudez plena compartida colectivamente influye de forma sana y positiva a su postura sexual. Él encara el sexo de forma natural y lo practica de forma sana con la (su) compañera (a) de modo que les proporcione compartiendo placer del que sacan así todo el beneficio de esa comunión. La sensualidad en el naturista reside en el aprovechamiento de forma amplia e integral de las sensaciones resultantes de su contacto físico con toda NATURALEZA, elementos y seres, absorbiendo así todo el estímulo positivo generador de bienestar.

Para el naturista el número no es un fin en sí mismo, sino el medio por el cual alcanza la armonía psíquica y la captación física de las fuerzas vitales que emanan de la NATURALEZA y no puede por eso ser confundido con ausencia de decoro sexual. Como el Papa Juan Pablo II (aún entonces obispo de Cracovia) en "Love and Responsability" * - "El decoro sexual no puede, de ninguna forma, asociarse al uso de la vestimenta, ni la vergüenza con la ausencia de ropa y total o parcial desnudo. . . La desnudez como tal no debe equipararse al descaro físico. La ausencia de decoro existe sólo cuando la desnudez juega un papel negativo en el valor de la persona, cuando su propósito es el de resultar en el apetito sexual, en el que la persona se coloca en la posición de objeto de placer.

Así, también el naturista repudia todas las formas de exhibición y sujeción del cuerpo humano para fines de explotación comercial y física incluyendo, naturalmente, la sexual. Para el naturista, la contemplación de la desnudez permite antes comprender la verdad humana en su plenitud, en su belleza y sobre todo en su dignidad.

Un punto de vista naturista de Laurindo Correia activista por el naturismo en Portugal, sobre todo por su trabajo como presidente de los años 2002 2008 a dentro de la FPN -Federación Portuguesa Naturista , Laurindo también presidió el CNC, Club Naturista del Centro, foto Naked Club.

Editorial N

1

Equipo LOS NATURISTAS

GTranslate Your license is inactive or expired, please subscribe again!